Aprender a cambiar, el reto pendiente