Bruselas abre la puerta a renegociar los objetivos de déficit