Bruselas cree que no hay razones para pensar en un rescate de España