Bruselas quiere acelerar el despliegue de la iluminación LED, que ahorra hasta un 70% de energía