Bruselas reconoce que 'la presión de los mercados sobre España no es soportable a largo plazo'