Casi la mitad de los teléfonos de los internautas españoles son ya teléfonos inteligentes