Crisis y desconfianza ralentizan la implantación de las centralitas IP