De Guindos apuesta por un contrato único