De Guindos intenta frenar sin éxito la escalada de la prima de riesgo