De nuevo, suspenso en innovación