El 67% de las empresas españolas no están preparadas para una fuga de datos