El ajuste afectará a los 700.000 contratados en la Administración