El BCE debe actuar para asegurar la estabilidad financiera de Europa