El COIT aboga por la compartición de infraestructuras para favorecer el despliegue de nuevas redes