El COIT pide a la Administración que se involucre en el despliegue de banda ancha ultrarrápida