El Consejo Audiovisual de Cataluña estudia fórmulas para salvar las televisiones locales