El consumidor español, el más abierto a las nuevas tecnologías