El euríbor vuelve a marcar su mínimo histórico tras la rebaja de los tipos de interés