El gasto en televisión de pago ha aumentado casi un 18% en el último año