El Gobierno defenderá "como propios" los intereses de las empresas españolas