El Gobierno se estrena con un primer recorte de al menos 2.000 millones