El Ibex frena su sangría al borde de mínimos anuales