El Ibex lucha por mantener los 6.000 puntos con el lastre de Telefónica