El 'ladrillo' como parte de la solución