El libro de visitas para las inspecciones de trabajo por fin es cosa del pasado