El nuevo campo de batalla de las tecnológicas no es el ‘smartphone’, es tu hogar