El peor año para el ‘ladrillo’ se lleva por delante a 1.800 constructoras