El riesgo se sube a la 'nube'