El turismo se aferra al cliente extranjero para salvar el año