Eliminar el tope a la cotización, recortar reducciones y subir el SMI reduciría un 50% el déficit de las pensiones