Ese mercado cautivo de precio libre con que sueñan las eléctricas