España consigue un retorno de 1.700 m€ del principal programa europeo de apoyo a la I+D+I y se posiciona como cuarta potencia de la UE-27