España crece más del doble que una zona euro en punto muerto