España podrá destinar parte de los 100.000 millones del rescate bancario a comprar deuda