España recupera la competitividad de 2005 a costa de 2,3 millones de empleos