España se enfrenta a otra recesión, pero ¿hay escapatoria?