Industria concentra casi todo el poder en telecos