La banca acapara todo el negocio de la vivienda