La banca rescatada tiene 3.500 millones en casas procedentes de hipotecas impagadas