La banca se olvida de Moody's y tira del Ibex