La caída de la banca pone a prueba el soporte de los 8.000 puntos del Ibex