La confianza económica de España escala a máximos desde junio de 2015