La economía de la zona euro cobra impulso en febrero hasta máximos de seis años