La economía española registró en 2016 un superávit exterior del 2% del PIB y sale de la crisis