La guerra de precios dispara la infidelidad en telefonía móvil