La guerra del ‘todo incluido’ de las operadoras de telefonía