La inversión en centros de datos ha crecido un 22% en 2012