La limitación de pago en efectivo podría afectar a más de 600.000 operaciones de usados