La mala técnica jurídica de la reforma laboral