La matriz de Bankia reduce en 5.000 millones su exposición al ladrillo